Camilo Olivares, atleta, “Quiero clasificar a los Juegos Olímpicos Tokio 2020”

El titulado de Ingeniería Civil Industrial de la UBB quiere profesionalizar su carrera y para eso se dedicará como él dice 24/7 por el salto largo donde tiene la 3ra marca histórica a nivel nacional

Prensa Adesup

Atleta, compañero, profesional, seleccionado chileno, perseverante y optimista, son algunas de las cualidades que uno puede destacar de la promesa del atletismo penquista. Camilo Olivares se tituló en enero de este año de Ingeniería Civil Industrial en la Universidad del Bío Bío,  pero desde hace un tiempo atrás ya tenía claras sus metas. Llegar a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Camilo nos relata que comenzó a experimentar con el atletismo en las calles de Concepción, a correr con sus amigos del sector, sin pensar que esa misma energía que ponía en cada nueva partida lo llevaría a donde está hoy. “ Siempre competí en la calles, con mis amigos en el colegio de la básica, pero lo hacia en tierra o en la calle sin ninguna implementación sólo por jugar. Me gustaba, siempre vi las competencias como los juegos Olímpicos y me llamaban la atención”, nos comenta el joven de 25 años. Al pasar del tiempo, le comentaron que existían entrenadores de atletismo en Collao y desde eso momento inició su aventura con ese deporte. Tenía 14 años.

Un hecho que lo marcó fue lo vivido en el Club Manquehue en 2018. En esa ocasión pudo superar su propio record y quedar en 3er lugar en la historia del salto largo nacional. “Bueno, mi mejor marca este marca histórica es 7.72mts que lo hice 2 semanas antes del Nacional Universitario en Santiago”, nos comenta con orgullo Olivares.

Cuando uno se dedica al deporte es sabido que es necesario tener las ganas de superarse, entrenar mucho pero también contar con el apoyo de tu familia, es así como también lo afirma Olivares mencionando que sin la ayuda de la gente que lo rodea hubiese sido difícil llegar a donde está hoy. “Hago lo que hago en el atletismo porque tengo el apoyo de mi familia, sino sería imposible. Si bien es cierto, la universidad me ha ayudado mucho en términos económicos, lo que incluye recursos pero sino fuera por mi familia no podría hacer atletismo, así de simple”.

El seleccionado chileno, incluso reflexiona y manifiesta que ha visto casos en los que “muchos talentos se pierden porque lamentablemente no tienen los recursos, porque el deporte también es caro, pero esa es la realidad de Chile. Primero la familia y si no están ellos, no se puede no más”, sentencia.

Al igual que su generación, los millenials, a Camilo le gusta viajar y gracias a este deporte a logrado conocer varios rincones del mundo y conociendo gente rica en cultura. “Se conoce mucha gente, se viaja mucho por el atletismo.  He recorrido todo el mundo compartiendo con personas de muchas culturas distintas que nos une esta pasión por el atletismo”, recuerda el deportista.

Camilo tiene sus objetivos en la mira, ya sacando la carrera, se puso por meta profesionalizarse en este deporte que le ha entregado tantas alegrías donde viene participando en los Nacionales Universitarios desde el 2012. “Las proyecciones son seguir en el atletismo. Pretendo dedicarme a profesionalmente y para eso me voy a entrenar todo el 2019 y 2020 para poder clasificar a los Juegos Olímpicos.  Ese es el objetivo grande, Tokio 2020”, comenta con decisión el atleta que posee la 3ra marca histórica nacional, 7,72mts, esperando llegar a los 8,15mts con lo que podría entrar a la cita de Japón. 

Actualmente, Camilo se fue a vivir a Santiago para poder dedicarse 100% a entrenar. Vive con unos familiares, pero espera obtener la beca de hospedaje que brinda el Centro de Alto Rendimiento  (CAR).

Attachment