Diego Finschi y su desafío de representar a Chile en las XXX Universiadas de Verano – Nápoles 2019

Coronelino, juega tenis de mesa desde los 7 años, está en 5to año de enfermería en la Unab y su padre lo formó, es su mentor y entrenador.

Prensa Adesup

Diego Finschi ve el tenis de mesa como un estilo de vida, un hábito que fue formando desde los 7 años junto a la ayuda de su padre, que también es su entrenador, Francisco Finschi. Representaba en sus inicios al Colegio American Junior College de Coronel donde estudió y donde aún lo apoyan.  En la Universidad Andrés Bello continuó demostrando su potencial y el año pasado fue convocado por la  Selección Universitaria de Chile en los Panamericanos Universitarios de Brasil. Ahora tiene un nuevo desafió, representar al país en XXX Universiadas de Verano – Nápoles 2019.

El estudiante de 23 años nos relata su travesía para poder estar dentro de las cuatro personas que representarán a Chile en el tenis de mesa en las XXX Universiadas de Verano – Nápoles 2019. “Constó de dos selectivos, donde participaron más de 50 jugadores, pasando eso quedamos 12 jugadores y de esos salían cuatro personas, fue difícil, reponte dos partidos que estaba dos cero abajo pero los di vuelta y gané tres a dos”, relata con orgullo Finschi.

Si bien el oriundo de Coronel sabe que en la competencia que disputará en julio en Italia estarán grandes jugadores de tenis de mesa. Él  no se achica y también piensa en grande. “Objetivos reales, un contexto mundial, donde están las potencias como China, Alemania, Japón, Suecia. Mi meta es poder pasar el grupo y sentirme bien jugando y cumpliendo sueños», se sincera el estudiante que se encuentra actualmente en internado de la carrera de enfermería.

Diego, también representa a la Asociación Sur Bío Bío y entrena en el Club del Colegio Concepción San Pedro, lo que deja en manifiesto que el tenis de mesa forma parte esencial de su vida, pero no solamente de su quehacer diario sino también el de su familia. “El apoyo familiar es súper importante, me ayudan con los viajes, entrenamientos, implementación y mi padre es mi entrenador. El tenis de mesa ha sido importante, me llevó conocer mi país y también participar en el Panamericano Universitario en Brasil”.

En ese torneo, Finschi relata que hicieron una excelente labor defendiendo los colores patrios. “Nos fue bien, en equipos quedamos segundo, en dobles quedamos segundo y en individual quedé 7mo. Fue una grata experiencia participar en la Selección Chilena Universitaria”, recuerda el jugador que hoy se encuentra 13 en el ranking nacional.

Quien admira a Hugo Calderano, referente del tenis de mesa sudamericano, expresa que “es difícil compatibilizar el deporte con el estudio, tengo que entrenar, si quiero ir de buena manera tengo que aprovechar el tiempo, pero siempre respondiendo en la universidad. La mayoría dice que no tienen tiempo, yo pienso que el tiempo está, nos tenemos que ordenar”, comenta el seleccionado chileno.

“El tenis de mesa te da herramientas para vincularte con la gente, muchos tenemos un carácter muy parecido, somos simpáticos, tranquilos y de buenos hábitos”, es así como lo observa Diego quien lleva más de 15 años de actividad

Sobre el futuro, Diego Finschi dice que querer seguir jugando pero más que de forma profesional, lo quiero como hobby porque le gusta y previene problemas de salud.

A Diego le quedan dos semanas antes de arribar el 1 de julio a Italia donde pretender realizar un buen torneo y lograr su objetivo de pasar de grupo, pero antes tiene el 1er Nacional Federado este 15 y 16 de junio donde querrá demostrar por qué es uno de los que estará en las XXX Universiadas de Verano – Nápoles 2019

Attachment