Elías Parra, nadador: “Quiero poner en lo alto al Virginio Gómez”

Por Prensa Adesup

Conoció el básquetbol y el vóleibol, pero se enamoró de la natación. Y aunque los estudios de Técnico en Enfermería lo mantuvieron un año fuera de la piscina, Elías Parra Donoso (20) ha sido uno de los deportistas “revelación” del actual torneo LDES, destacándose en los clasificatorios de la Zona Sur por su buen rendimiento en estilo libre y mariposa, y por ser el único representante del Instituto Profesional Virginio Gómez, sede Chillán.

¿Cuándo te iniciaste en la práctica de la natación?

Empecé en la natación desde que llegué a Chillán el 2015; anteriormente era de Concepción y ahí practiqué básquetbol y vóleibol, pero no me llamaron suficientemente la atención. En ese entonces vi la competencia de natación de los Juegos Olímpicos y me entusiasmó la idea de aprender y tomar clases, pero el costo de los cursos de la YMCA era muy alto, así que no pude concretarlo.

Cuando me trasladé a Chillán, supe que el Colegio Darío Salas tenía piscina y una rama de Natación, así que estudié ahí y empecé a practicar hasta el 2017… Es que ¡me enganché de este deporte!, y este año volví a retomarlo en la piscina del colegio”.

¿Por qué hiciste una pausa el año pasado en tu entrenamiento?

El año pasado dejé de nadar cuando ingresé al instituto. Yo quería realmente probar si era posible combinar la natación con los estudios, pero estos últimos me absorbieron mucho y no pude dedicar tiempo a nadar. Pero extrañaba mucho el deporte, así que me convencí de que sí era posible equilibrar ambas áreas, y así fue como en abril de este año volví a natación, y con ayuda de mi profesor, se dio la oportunidad de que representara por primera vez al instituto en LDES, y aquí estoy”.

¿Cómo te sientes al ser el único representante del IPVG de Chillán en el torneo LDES?

Hum…, es difícil de explicar. A veces es fome estar sin compañeros de natación; antes tenía un grupo en el colegio y era motivante competir, pero ahora, al ser el único representante del Virginio, falta ese lado competitivo que motiva. Viajo siempre con la delegación de natación de la UdeC de Chillán, pero no son mis compañeros de entrenamiento y los vengo recién conociendo hace poco; no es lo mismo. Por eso sería ideal que llegaran más nadadores al instituto”.

Además de LDES, ¿has participado en otras competencias?

Sí. Competí en los Juegos de la Araucanía el 2015 y el 2016, donde pude superar en mis tiempos. También competí en el Campeonato Nacional de Desarrollo Verano, en Santiago, obteniendo oro y plata en espalda, mariposa y crol”.

¿Cómo te has sentido participando en los Zonales LDES y qué metas tienes?

En las competencias LDES es más masivo que Araucanía, entonces hay más presión por ser una competencia nacional. Como primera meta, quiero superarme a mí mismo, especialmente tras haber estado un año sin hacer deporte. Pero por sobre todas las cosas, quiero poner en lo alto al Virginio Gómez, y tener buen rendimiento en los clasificatorios para llegar al Nacional”.

¿Por qué te gusta la natación como disciplina deportiva?

Me gusta la natación, porque es un deporte completo y es desestresante. El año pasado, cuando no hice deporte, veía los videos de las competencias y echaba de menos la natación: echaba de menos el olor a cloro; echaba de menos la competencia; echaba de menos los nervios…

¿Cómo son tus rutinas de entrenamiento?

Además de piscina, hago acondicionamiento físico tres días a la semana, una hora antes de nadar, especialmente ejercicios para poder el propio peso, que complementan muy bien a la hora de estar en la piscina”.

A propósito, ¿qué cualidades debería tener idealmente un nadador?

Idealmente, debería ser de estatura alta, con musculatura y que se pueda su propio peso. Pero además que se dedique de lleno al deporte; que tenga mentalidad competitiva, de querer seguir, seguir, seguir y no parar. Eso es lo más importante”.

Además de estudiar y practicar natación, ¿tienes algún pasatiempo?

Soy gamer (ríe); me gustan varios juegos, como por ejemplo los de estrategia; pero también veo series… Vivo en Bulnes, y de ahí a Chillán es una hora y media de viaje. Entonces por la distancia, no salgo mucho de mi casa (salgo por estudio y natación) y por eso me es más difícil juntarme con mis amigos”.

¿Hasta cuándo has pensado practicar natación?

Mi error fue comenzar a nadar muy tarde. Empecé a los 15, hoy tengo 20. Me fue fácil aprender, porque mi mecanismo de aprendizaje es kinésico, entonces observar me sirvió bastante. Pero lo ideal es empezar a edad más temprana, porque agarras flexibilidad y eso te ayuda cuando ya eres joven.

La natación en sí es un deporte que atrapa, te absorbe y te engancha, entonces una vez que termine mi carrera – si es que no decido seguir complementándola con otra – y entre al mundo laboral, tal vez ya piense en dejar de nadar de manera competitiva. Pero lo haría con harta añoranza”.

¿Qué recomendarías a los niños o adolescentes que están en la búsqueda de algún deporte?

Que intenten probar la natación porque, por ejemplo, yo no tenía mucha esperanza en este deporte, pero cuando mi profesora en el colegio vio que yo tenía buen desplazamiento en el agua y la mentalidad competitiva, ella misma empezó a motivarme. Así el día de mañana puedes contarles a tus hijos o nietos que representaste a tu instituto en un Nacional, como una bonita historia”.

Attachment