Rugby UDLA: con Felipe y Javier en el corazón

Rugby UDLA: con Felipe y Javier en el corazón

Por Prensa ADESUP | Imágenes: Facebook y archivo

El inicio de la cuarta fecha del torneo de rugby ADESUP estuvo marcado por un gesto poco frecuente, donde las ruidosas arengas previas al primer duelo de la jornada fueron reemplazadas por un minuto de silencio.

Abrazados en mitad de la cancha, los jugadores de la Universidad de Las Américas y de la Universidad de Concepción unieron su sentir en memoria de Felipe Fernández y Javier Vivanco, destacados rugbistas del plantel laureate que recientemente perdieron la vida en un accidente automovilístico.

A casi un mes de la tragedia, el recuerdo de ambos sigue vivo en la comunidad UDLA:

Felipe Fernández Gómez (20) estudiaba Kinesiología, y era considerado un compañero muy protector y muy alegre, preocupado de sus responsabilidades académicas y deportivas. Gran baluarte en el rugby regional, ya que además de participar en la selección universitaria de UDLA, también integraba el equipo de Rugby UDEC, marcando la diferencia con su presencia en la familia de este deporte. Sin duda, “Pipe” marcó un antes y un después.

Javier Vivanco Rodríguez (23) estudiaba Terapia Ocupacional y siempre fue muy participativo en las actividades internas de la universidad; sus amigos de aula lo describen como muy protector, simpático y siempre sonriente, más allá del momento que viviese. Asimismo, sus compañeros de rugby UDLA lo recuerdan como un inquieto soñador que luchaba dentro y fuera de la cancha, y un gran amante del deporte del óvalo, lo que lo llevó también a ser parte del plantel UDEC.

A propósito de la temprana partida de ambos jóvenes, Alejandro Lagoscoordinador de Deportes de la Universidad de Las Américas – compartió su honesto sentir: “como docente y jefe de Deportes, esta noticia me provocó un gran dolor, ya que parte de mi trabajo se aboca a estar pendiente de los estudiantes; a cubrir sus necesidades, apoyarlos y ser un hincha más en cancha gritando por su pasión. Parte del diario vivir era ver a Felipe y Javier, y contagiarme del entusiasmo que ambos sentían por el rugby, así que sufrí una pérdida muy grande con su partida”.

Por ello, el coordinador nos comparte una reflexión: “Siempre debemos actuar pensando en quienes nos esperan en nuestros hogares: nuestros padres, hermanos (…), y en quienes son nuestros compañeros deportivos. La vida es un tesoro muy hermoso y a la vez muy frágil, que debemos compartir con todos, pero siempre con respeto y cuidado, pues es lo más preciado del mundo”.

Como ADESUP nos unimos al sentir de la comunidad UDLA, invitando a los jóvenes deportistas de las distintas disciplinas e instituciones de educación superior a disfrutar la vida con pasión, pero también con prudencia y responsabilidad.

Attachment